domingo, 25 de septiembre de 2016

El invernadero de Salvador Bachiller

En entregas anteriores os acercábamos a uno de los espacios gastronómicos que la firma de moda Salvador Bachiller había implentado en su tienda ubicada en la calle Montera.

Tras el indudable éxito de este maridaje entre estilo y cocina, el afamado diseñador de nuevo ha apostado por esta innovadora combinación creando un sugerente entorno ambientado en un invernadero de ensueño.

En esta ocasión abandonamos las alturas de la azotea del Jardín Secreto para adentrarnos en las profundidades de un sótano con toques selváticos. Una atmósfera mágica para un gastrobar de pura tendencia que invita a dejarse embaucar por sus cuidados detalles después de una intensa jornada de compras en sus tiendas.
El local se encuentra dividido en varias zonas:
- Una barra nada más entrar.
- Un salón con una parte más abierta y otra más íntima a modo de galería.
- Una zona dotada de sofás y mesas.





En cuanto a la carta, es sencilla pero variada y se mantiene durante todo el día, por lo que hay opciones desde el desayuno hasta la cena, muchas de ellas aptas para vegetarianos. Va ajustándose a los productos propios de la temporada a fin de responder a las demandas del cliente, combinando zumos naturales y cócteles con suculentos platos que recogen una cuidada selección de exóticos sabores internacionales.



 Además, una selección de picoteo que va desde hummus a tomatitos rellenos, pasando por tablas de quesos e ibéricos, molletes y platos más contundentes, como la hamburguesa de waygu con dos salsas o los baos de pollo al curry con leche de coco y pasas. De postre, tartas, tortitas, batidos o coulant, entre otros. 

El punto fuerte de este gastrobar es que sirven brunch todos los días (de 11 a 13h entre semana, hasta las 16h los fines de semana), que incluye café o té, una bebida –a elegir entre zumo o cóctel–, algo dulce –bollería, tortitas, crumble de yogur– y un plato salado –huevos Benedict, focaccia o tacos–. Además, los jueves a partir de las 18h organizan un afterwork con una barra de aperitivos a la que se tiene acceso pidiendo uno de los cócteles de su carta. Desde el jueves hasta el sábado a partir de las 21h, una DJ ameniza las cenas y las copas posteriores.




No hay que perderse tampoco su carta de cócteles, en la que encontramos algunos de los clásicos, como el Bloody Mary o el Margarita, pero también algunos de creación propia. Toda la vajilla, la cristalería y parte del mobiliario llevan la firma de Salvador Bachiller y se pueden adquirir allí mismo, en la tienda. Hasta los graciosos monederitos donde presentan la cuenta forman parte de alguna edición limitada de las colecciones de la marca.


El precio ronda entre los 15 y los 20 euros en comidas y brunchs. Siendo el precio inferior en caso de meriendas, postres, batidos y bebidas.

En definitiva, El Invernadero se consolida como un oasis urbano, un paraíso idílico donde escaparse y refugiarse para huir de la jungla de asfalto.

Horario
Lunes a Jueves: 10:00h - 00:00h
Viernes a Sábado: 10:00h - 2:00h
Domingos: 11:00h - 00:00h

Gran Vía 65. Metro Plaza España.