miércoles, 1 de junio de 2016

Merimée, restaurante con carácter Neoyorquino y estilo italiano

En pleno corazón de la calle Fuencarral existe un local  que no deja indiferente a los viandantes, pues su luminosidad y su amplio espacio invita a cualquier persona que por allí pase, quiera entrar.
Con  carácter Neoyorkino y estilo Italiano, Merimée pasa a ser uno de los indispensables para conocer si aún no lo habéis hecho.

Pero conozcamos un poco más de este lugar. Tiene dos plantas: la primera, además de la mesas habituales cuenta con una larga barra donde poder tomar tu aperitivo o un cocktail. La planta inferior dispone de mayor número de mesas pero una barra más pequeña.
 Su decoración es sencilla y actual,  la planta superior con toques desenfadados es ideal para comidas o cenas informales, mientras que la planta inferior es mucho más clásica y encaja perfectamente en otro tipo de reuniones más íntimas y/o formales.
Planta superior
Barra planta superior

Planta inferior

Planta inferior


Planta inferior
Respecto a su carta, cuenta con una variedad de platos para compartir. Son platos de la cocina tradicional española en su mayoría.  En los principales, juegan con platos mucho más elaborados con ingredientes muy selectos y correctos a cada uno de ellos. Los postres, todos artesanos, son toda una  gran debilidad en la que posiblemente se caiga si vas allí.

Ahora os mostraremos cual fue nuestra elección. Como fuimos a cenar, no hubo gran variedad de platos en nuestra mesa pero de sabor excelente.
Comimos la pizza de setas de temporada, huevo de corral y aceite de trufa negra. (Si.Alguna de nosotras está enferma con las setas y siempre que hay algo con ellas, lo tiene que pedir jejeje )
 Y probamos también los Ravioli de trufa blanca con salsa de boletus.

Al postre no llegamos pues estos platos fueron más que suficientes para salir de allí con el estómago bien satisfecho. Sin embargo, nos queda pendiente para la próxima vez, probar la tarta de Nutella con galletas chiquilín y lacasitos.

El precio por comensal suele rondar los 15- 20 euros entre el plato y la bebida, muy asequible y razonable bajo nuestro punto de vista.
Si tenemos que ponerle un punto negativo al sitio, fue la tardanza tanto para sentarnos (e íbamos con reserva) como para servirnos. Pero los camareros se disculparon correctamente e incluso nos ofrecieron un chupito al finalizar la cena.

Como siempre hacemos, si queréis ir sin duda, RESERVAD, pues de lo contrario en fin de semana posiblemente sea imposible. Además si lo hacéis en su web podréis tener acceso a otras grandes experiencias de ocio por Madrid con un 30% de descuento.  Podréis ver más detalles pinchando aquí.

Los datos de Merimée:
Calle Fuencarral 61 (Metro Tribunal )
91 116 67 02
Su horario es el siguiente:
De lunes a jueves de 10:00  a 01:00 h.
Viernes y sábado de 10:00 a 02:30 h.
Domingos de 10:00 a 13:00 h

Esperamos que os haya gustado el post y que si vais alguna vez, nos escribáis algún comentario.