domingo, 27 de noviembre de 2016

Madrid Secreto. Libro antiestrés para colorear.

Cerramos este Black Weekend de compras con una sugerente propuesta tanto para niños como para adultos, como regalo para las próximas celebraciones navideñas o como autocapricho. Las Lunáticas se suman a la moda de los libros de colorear para adultos sin alejarnos de lo que nos caracteriza, es decir, bajo un prisma madrileño. Pero ¡cómo! ¿Hay un libro sobre Madrid para colorear? Por supuestísimo que sí.
Os presentamos: Lugares para el recuerdo. Madrid Secreto. Libro antiestrés para colorear. De Esther Alsina.

Es un hecho, que durante los últimos años la moda de los libros de colorear para adultos tomó por sorpresa a la industria editorial internacional. Las cifras reportan un crecimiento de cientos de ventas en esta categoría, ya sea online o en librería física, en buena parte de los países europeos.
Muchos se preguntan cuál es el secreto de su éxito. ¿Por qué un adulto decide "perder" horas coloreando?
Parece ser que su éxito radica en la oportunidad que brindan a los adultos de desconectar por unas horas, de manera creativa, reconectando con su "yo infantil" y permitiendo un "off cerebral". Al colorear y dibujar conseguimos entrar en contacto con nuestro yo más profundo y centrarnos en nuestras emociones, por lo que puede tener muchos beneficios a nivel psicológico. Son obras con increíbles y fascinantes dibujos que nos invitan a sacar ese niño interior, y a ser más libres.

Además, algunos consideran este fenómeno, hasta ahora reservado para los niños, como un método artístico terapéutico para aliviar el estrés. Durante ese tiempo los aficionados pueden olvidarse de todo, de los problemas, y centrarse en ellos mismos. Entramos en un estado de paz interno. Incluso permite una "desintoxicación digital" y el retorno a prácticas más motóricas que ponen en juego la coordinación psicomotriz y el desarrollo de capacidades cerebrales muy importantes. No hay duda de lo positivo de perderse en algo "analógico", que no depende de si está encendido o apagado, sin ser interrumpidos, fomentando así la capacidad de atención, concentración, memoria, autocontrol, planificación y disciplina para alcanzar incluso ese estado de "mindfulness" tan en boga en los últimos tiempos. Actúa como relajante, canalizando emociones y buscando una calma adecuada a través de los colores y llenando espacios en blanco. Para muchas personas dentro de este colectivo, colorear puede convertirse en una de sus actividades favoritas porque, además, les permite ser su forma de expresión, de encontrar estímulos y refuerzos positivos.












Algunos autores destacan también que colorear es una actividad a la que los adultos se pueden entregar por "puro placer", sin reglas. Muchos adultos solían disfrutar de esta actividad cuando eran niños y por algún motivo dejaron de hacerlo en algún punto, cuando se volvieron más cohibidos o empezaron a pensar que pintar no se les daba bien. Estos libros de moda te dan la oportunidad de volver a ser creativo sin tener que enfrentarte al miedo de la "página en blanco" ni aventurarte en cosas más complicadas como la pintura con óleo.
Incluso, esta práctica se convierte en un excelente medidor de nuestro estado anímico, puesto que la manera en la que nos sentimos cada día puede determinar cómo coloreamos y las tonalidades que elegimos, creando diferentes efectos y resultados. El arte de colorear es un acto que nos une a muchas de esas sensaciones que tenemos en el subconsciente. Mientras pintamos, lo hacemos en silencio, permitiendo así que surjan los pensamientos más dormidos. Un caos que organizar a través del color, en un desahogo emocional diario que necesitamos.


Primero fueron los mandalas, después los motivos vegetales y fantásticos, y ahora toca el turno de las grandes urbes. Y por casualidades de la vida, ha llegado a nosotras un libro de estas características con el plus de tratarse de ilustraciones sobre Madrid. Acierto redondo.
Su autora es Esther Alsina Galofré (Editorial RBA), Doctora en Historia del Arte y Licenciada en Bellas Artes. Sus múltiples viajes la llevan a explorar las metrópolis desde el punto de vista de la arquitectura, de la línea y del color. Madrid no podía ser una excepción, la dejó cautivada por sus rincones secretos, su urbanismo y su vida, ingredientes que ha dejado plasmados en esta obra.
Por 10 euros, nos encontraremos un ejemplar de 96 amplias páginas, con ilustraciones no excesivamente complejas en blanco y negro a doble página y de buena calidad para garantizar un resultado estético satisfactorio sin transparencias, donde dar rienda suelta a nuestra creatividad, ya seamos más entendidos o amateurs, haciendo un incomparable tour a la ciudad, desde sus rincones más emblemáticos e icónicos por antonomasia, hasta acercándonos al detalle más minúsculo que pasa por alto. Ajedrezados, celosías, volutas, mosaicos, rosetones, carteles, azulejos, balcones floridos, panorámicas monumentales, bodegones llenos de cotidianidad, folklore castizo, arquitectura, escultura, urbanismo y hasta un mapa donde ubicar estos hallazgos se recogen en este libro.
Un pasaje exclusivo para adentrarnos en los rincones más ocultos de nuestro Madrid, de una forma creativa, innovadora, inusual y detallista. Sus dibujos nos invitan a pasear por calles peatonales, a relajarse en el verde de sus parques y jardines, a mercadear por su bullicioso rastro, a tomar unas típicas tapas, unos churros con chocolate o a disfrutar de los rincones menos conocidos. 

Entre las láminas más destacadas podemos reseñar:
Palacio de Cristal, Puerta del Sol, Calle del Rollo, Plaza Mayor, Cibeles, Escaleras del Casino, Arco de Cuchilleros, Estación de Atocha, Mercado de San Miguel, Biblioteca Nacional, Café del Espejo, Palacio Real, Catedral de la Almudena, Estanque del Retiro, Fuente de Neptuno, Templo de Debod, Gran Vía, Edificio Carrión, Palco del Teatro Real, Calle de Segovia, Museo Nacional del Prado, Cine Doré, Corrala de Lavapiés, Edificio Metrópolis, Plaza de los Carros, Palacio Longoria o Puerta de Alcalá.
Como podéis apreciar, un completo recorrido donde nos convertiremos en turistas sin movernos de casa, al abrigo de la lluvia, el frío y las aglomeraciones que sufre la ciudad en estas fechas.

 Pasea con tus lápices de colores por una ciudad apasionante. Una ciudad llena de vida, de detalles y texturas para colorear a tu gusto mientras te olvidas de las preocupaciones diarias. Cuando termines de colorearlo te quedará para el recuerdo un precioso libro personalizado sobre Madrid, rebosante de vida y color. Mientras pintamos y nos concentramos para elegir los tonos y las texturas más adecuadas, en una interpretación más libre o fiel de la realidad, borraremos de nuestra mente las dificultades diarias y conseguiremos vivir unos maravillosos instantes de serenidad y creatividad. La ciudad cobrará vida gracias a nuestro arte y quedará grabada para siempre en nuestro recuerdo.

A continuación os dejamos una selección de materiales recomendados para abordar nuestra tarea ,fáciles de encontrar en tiendas de bellas artes, papelería y arte caligráfico. En definitiva, pinceles de diferentes grosores, acuarelas, pigmentos metalizados, rotuladores, rotuladores de caligrafía, rotuladores brush o de pincel acuarelables (Kuretake, Zig o Tombow son excelentes opciones), y diversos pinceles de agua para crear gradaciones de color.





El límite está en tu imaginación